Anticipo del impuesto de renta

El anticipo del impuesto de renta debe ser calculado, registrado y pagado por parte de los contribuyentes en su declaración de renta, con la finalidad de realizar un abono porcentual a la declaración del próximo año, por ejemplo, cuando se realiza la declaración del año 2019 se tuvo que realizar un anticipo para el año 2020.

El no realizar este cálculo o realizarlo de manera errónea, da lugar para que se deba corregir dicha declaración, siempre y cuando no se halla presentado la declaración siguiente.

anticipo del impuesto de renta

Las únicas empresas que no deben realizar el anticipo del impuesto de renta son las que se encuentren en periodo de liquidación, puesto que existe la probabilidad de no estar operativas para el año siguiente.

renta presuntiva

🔗Artículo de interés
¿Qué es la renta presuntiva?

Base para el cálculo del anticipo

Existen dos maneras posibles de calcular la base para el anticipo del impuesto de renta:

  1. El valor del impuesto de renta del periodo sobre el cual se está liquidando, es decir que solo se debe tomar el valor neto a pagar.
  2. El promedio de entre las dos últimas declaraciones.
El contribuyente será libre de escoger la que mejor le parezca.

Al valor del anticipo se le deben restar las retenciones en la fuente que le practicaron al contribuyente en ese mismo periodo.

Ejemplo

Si el impuesto de renta a pagar del año 2018 fue de $ 1.000.000, y es la segunda vez que la persona declara, entonces el anticipo será de $ 500.000, teniendo en cuenta el procedimiento 1, y a ese valor se le deben restar todas las retenciones en la fuente que le practicaron.

En el caso del procedimiento 2, hay que ver la declaración anterior para sacar el promedio, suponiendo que el año 2017 pagó $ 300.000 más la del 2018 que son $ 1.000.000, el promedio es $ 650.000 y la tarifa es del 50% por que declara por segunda vez, entonces el anticipo del método dos es de $ 325.000.

Por ende, en este ejemplo es más favorable el anticipo del método dos, de igual manera este dinero no se perderá, si la siguiente declaración arroja un saldo a favor, se podrá solicitar la devolución de dicho saldo.

Si en alguno de los dos casos el anticipo es de cero o menor, el declarante tendrá la posibilidad de elegir entre realizar el anticipo o no, sin que incurra en ningún error, de igual manera podrá realizar un anticipo voluntario, puesto que la norma no habla de un impedimento ante tal eventualidad.

Los dos procedimientos pueden ser usados tanto para personas naturales como jurídicas, en el caso de las naturales obligadas o no a llevar contabilidad.

Anticipo cuando no existe saldo a pagar

Cuando la declaración de renta da como resultado cero, el valor del anticipo de igual manera es cero, según el artículo 807 del estatuto tributario, la base para calcular el anticipo como se mencionó anteriormente es el saldo a pagar.

Tarifa para el anticipo del impuesto de renta

Esta tarifa varía según la cantidad de veces que el contribuyente ha declarado renta, para ello se debe tener en cuenta lo siguiente:

  •  Primera declaración:  En este caso el anticipo corresponde al 25%.
  •  Segunda declaración:  En este caso el anticipo corresponde al 50%.
  •  Tercera y siguientes declaraciones:  El anticipo cuando el contribuyente ha declarado tres o más veces es del 75%.

Ganancias ocasionales y el anticipo de renta

Las ganancias ocasionales son un impuesto complementario que debe ser cancelado en la declaración de renta cuando se presente dicho concepto, por ende, es normal pensar que este valor al incrementar el saldo a pagar, también afecte el anticipo, pero realmente el artículo 807 del E.T solo habla del impuesto de renta, más no de sus complementarios, así que no se debe tener en cuenta para calcular el anticipo.

Con un poco de análisis se puede deducir que las ganancias ocasionales, al tratarse de un ingreso esporádico o no frecuente, no se justifica realizar un anticipo por ello, puesto que no hay nada de seguridad que para el próximo año se vuelva a percibir a diferencia de las rentas.

sanción por extemporaneidad

🔗Artículo de interés
Sanción por extemporaneidad.

Solicitud de reducción de la tarifa

Existe la alternativa de pedir a la Dian que le sea rebajada la tarifa del anticipo del impuesto de renta, pero para ello, el contribuyente debe cumplir con dos condiciones:

  • Si los ingresos del declarante en los tres meses iniciales del año gravable se ven reducidos en un 15% con respecto al año anterior.
  • Si los ingresos del declarante en los seis meses iniciales del año gravable, disminuyen en un porcentaje igual o superior al 25%, en comparación al año anterior.

El contribuyente tendrá la posibilidad de realizar la solicitud ante la Dian, la cual contará con dos meses de plazo para responder ante dicha solicitud, de no ser así, el contribuyente podrá disminuir su tarifa hasta el 25% si así lo desea.

Si la Dian responde ante la solicitud, entonces será dicha entidad quien asigne una nueva tarifa para ese periodo, esta tarifa será en base a la disminución que el contribuyente de muestre de sus ingresos y será emitida ante una resolución.

¿Le gustaría recibir las novedades en su correo?

Deja un comentario