Colaboración del auditor interno en una auditoría externa

  • Compartir
  • Modo noche
  • Modo nocturno

Gran parte del trabajo realizado por la función de auditoría interna de una empresa puede combinarse con el trabajo realizado por el auditor externo, concretamente en las áreas relacionadas con la evaluación de los procesos de control.

Es probable que, al llevar a cabo un trabajo detallado de evaluación y revisión del marco de control interno de la empresa, la auditoría interna realice procedimientos sobre los controles financieros relevantes para la auditoría externa. Por lo tanto, el auditor externo, en lugar de duplicar estos procedimientos, puede confiar en el trabajo realizado por el auditor interno.

Ventajas y desventajas de usar el trabajo del auditor interno

Los auditores internos son empleados de la entidad, lo que podría dar lugar a amenazas a la independencia de un encargo de autoría externa si prestan asistencia directa. Por otro lado, no se pueden ignorar los siguientes beneficios relacionados con la prestación de asistencia directa por parte de los auditores internos:

  • Se reforzará la relación entre los auditores externos e internos mediante un diálogo más eficaz.
  • Gracias a los conocimientos de los auditores internos, el auditor externo puede obtener información adicional sobre la entidad.
  • El auditor externo puede utilizar a los auditores internos que pueden tener experiencia relevante en áreas particulares.
  • El equipo de auditoría externa puede centrarse en las cuestiones de auditoría más importantes.

Cuando este uso no está prohibido por la ley o la normativa, la NIA proporciona un marco sólido para garantizar que la asistencia directa se obtiene sólo en circunstancias apropiadas, que el auditor externo considera las limitaciones y salvaguardias pertinentes, y que las responsabilidades del auditor están claramente establecidas.

Orientación para determinar si es apropiado que los auditores internos presten asistencia directa

El auditor externo, en el curso del cumplimiento de sus responsabilidades, debe decidir si es apropiado en las circunstancias utilizar la auditoría interna para proporcionar asistencia directa, la NIA identifica una serie de pasos que el auditor externo debe seguir para determinar hasta qué punto puede prestarse asistencia directa, en su caso.

Paso 1: Prohibición por ley o reglamento

El auditor externo puede tener prohibido por ley o reglamento obtener asistencia directa de los auditores internos, por lo tanto, la primera tarea es entender la ley o el reglamento de la jurisdicción en la que opera el auditor.

Paso 2.1: Evaluación de la existencia y la importancia de las amenazas a la objetividad de los auditores internos

Esto se considera un elemento importante en el juicio del auditor externo sobre si los auditores internos pueden prestar asistencia directa, la objetividad se considera como la capacidad de realizar las tareas sin permitir que la parcialidad, el conflicto de intereses o la influencia indebida de otros anulen el juicio profesional.

Hay que tener en cuenta que el objetivo principal es evaluar las amenazas a la objetividad.

Es probable que las siguientes situaciones apoyen la objetividad de los auditores internos:

  • La función de auditoría interna informa a los encargados de la dirección.
  • La función de auditoría interna no tiene obligaciones directivas u operativas que sean ajenas a la función de auditoría interna.
  • Los auditores internos son miembros de organismos profesionales pertinentes que les obligan a cumplir con las normas profesionales relativas a la objetividad.

Paso 2B: Evaluación del nivel de competencia de los auditores internos

Es probable que la competencia de la función de auditoría interna se considere satisfactoria cuando pueda demostrarse que la función en su conjunto opera al nivel requerido para permitir que las tareas asignadas se realicen con diligencia y de acuerdo con las normas profesionales aplicables.

Para realizar dicha evaluación, el auditor externo puede tomar en consideración los siguientes factores:

  • Si existen políticas establecidas para la contratación, formación y asignación de auditores internos a los encargos de auditoría interna.
  • Si los auditores internos tienen una formación técnica adecuada y competencia en auditoría.
  • Si los auditores internos poseen los conocimientos necesarios sobre la información financiera de la entidad y el marco de información financiera aplicable.
  • Si la función de auditoría interna posee los conocimientos necesarios para realizar el trabajo relacionado con los estados financieros de la entidad.

Puntos a tener en cuenta en la evaluación

La evaluación anterior relativa a la objetividad y competencia de los auditores internos no debería ser nueva para los candidatos, ya que constituye la base de cualquier evaluación del auditor externo a la hora de determinar si se puede confiar en el trabajo de los auditores internos.

El auditor externo debe tener en cuenta que la evaluación de la competencia y la objetividad son de igual importancia, y deben ser evaluadas individualmente y en conjunto. Por ejemplo, si los auditores internos se consideran adecuadamente competentes, pero el auditor externo identifica amenazas significativas a la objetividad, es poco probable que el auditor externo pueda utilizar a los auditores internos para que le presten asistencia directa, y viceversa.

¿Qué se puede asignar a los auditores internos que prestan asistencia directa?

Tras la evaluación detallada anterior, si el auditor externo determina que los auditores internos pueden ser utilizados para prestar asistencia directa a efectos de la auditoría, la siguiente decisión que debe tomar el auditor externo es determinar la naturaleza y el alcance del trabajo que puede asignarse a los auditores internos.

Esta es una cuestión que requiere que el auditor ejerza su juicio profesional, debido a que el uso extensivo de la asistencia directa podría afectar a la percepción de la independencia de los auditores externos.

Como punto de partida, el auditor externo debe considerar el grado de juicio necesario en la planificación y ejecución de los procedimientos de auditoría pertinentes y la evaluación de la evidencia de auditoría recopilada, cuanto mayor sea el nivel de juicio requerido, menor será el alcance del trabajo que puede asignarse a los auditores internos.

Actividades implican un juicio significativo

Se considera que las siguientes actividades implican un juicio significativo y, por tanto, no se espera que se asignen a los auditores internos que prestan asistencia directa:

  • Evaluación de los riesgos de incorrecciones materiales.
  • Evaluación de la suficiencia de las pruebas realizadas.
  • Evaluación de las estimaciones contables significativas.
  • Evaluar la adecuación de la información contenida en los estados financieros y otras cuestiones que afectan al informe del auditor.

Para cualquier saldo de cuenta, clase de transacción o revelación, el auditor externo debe tener en cuenta el riesgo evaluado de error material al determinar la naturaleza y el alcance del trabajo que propone asignar a los auditores internos.

Cuanto mayor sea el riesgo evaluado, más restringida será la naturaleza y el alcance del trabajo que debe asignarse a los auditores internos, si se considera que el riesgo de incorrecciones materiales no es bajo, más juicio habrá que aplicar y más persuasivas serán las pruebas de auditoría necesarias.

Situaciones en las que no pueden llevar a cabo procedimientos

La NIA 610 establece que los auditores internos no pueden llevar a cabo procedimientos al prestar asistencia directa que:

  • Impliquen la realización de un juicio significativo en la auditoría.
  • Se refieran a riesgos evaluados más elevados de incorrecciones materiales cuando el juicio necesario para realizar los procedimientos de auditoría pertinentes o evaluar la recopilación de pruebas de auditoría sea más que limitado.
  • Se relacionan con decisiones que el auditor externo toma de acuerdo con la NIA 610 en relación con la función de auditoría interna y el uso de su trabajo o asistencia directa.
  • Se relacionen con trabajos en los que los auditores internos hayan participado y que ya hayan sido o vayan a ser informados a la dirección por la función de auditoría interna.

La NIA 610 también establece que lo siguiente no debe asignarse a los auditores internos ni implicar su asistencia directa:

  • La discusión de los riesgos de fraude.
  • La determinación de procedimientos de auditoría no anunciados, tal como se aborda en la NIA 240, Responsabilidades del auditor en relación con el fraude en una auditoría de estados financieros.
  • El mantenimiento del control sobre las solicitudes de confirmación externa y la evaluación de los resultados de los procedimientos de confirmación externa.

Responsabilidades del auditor externo que utiliza auditores internos para prestar asistencia directa

El auditor externo debe tener en cuenta las siguientes responsabilidades en las diferentes etapas de la auditoría cuando utilice auditores internos para proporcionar asistencia directa:

1. Tras determinar el uso de auditores internos para prestar asistencia directa

El auditor externo debe:

  • Comunicar la naturaleza y el alcance del uso previsto de los auditores internos a los encargados de la dirección para llegar a un entendimiento mutuo de que dicho uso no es excesivo en las circunstancias del encargo.
  • Evaluar si el auditor externo sigue estando suficientemente implicado en la auditoría.

2. Antes de recurrir a los auditores internos para que presten asistencia directa

El auditor externo tiene que obtener el acuerdo por escrito de dos partes:

  • De un representante autorizado de la entidad que declare que: los auditores internos podrán seguir las instrucciones del auditor externo, y la entidad no intervendrá en el trabajo que el auditor interno realice para los auditores externos.
  • De los auditores internos declarando que: mantendrán la confidencialidad de asuntos específicos según las instrucciones del auditor externo e informarán al auditor externo de cualquier amenaza a su objetividad.

3. Durante la auditoría

El auditor externo debe:

  • Dirigir, supervisar y revisar el trabajo realizado por los auditores internos en el encargo, teniendo en cuenta que los auditores internos no son independientes de la entidad.
  • Recordar a los auditores internos que deben poner en conocimiento de los auditores externos las cuestiones de contabilidad y auditoría identificadas durante la auditoría.
  • Corroborar las pruebas de auditoría subyacentes para algunos de los trabajos realizados por los auditores internos.
  • Asegúrese de que los auditores internos han obtenido suficientes pruebas de auditoría adecuadas para respaldar las conclusiones basadas en ese trabajo.

4. Documentación de las pruebas de auditoría

Los requisitos de documentación que evidencian la aplicación de las importantes salvaguardas de la NIA 610 se han ampliado cuando el auditor externo recurre a los auditores internos para que le presten asistencia directa, el auditor externo debe documentar lo siguiente en los papeles de trabajo:

  • La evaluación de la existencia y la importancia de las amenazas a la objetividad de los auditores internos y el nivel de competencia de los auditores internos utilizados para prestar asistencia directa.
  • La base de la decisión sobre la naturaleza y el alcance del trabajo realizado por los auditores internos.
  • Quién revisó el trabajo realizado y la fecha y el alcance de dicha revisión de acuerdo con la NIA 230.
  • Los acuerdos escritos obtenidos de un representante autorizado de la entidad y de los auditores internos.
  • Los papeles de trabajo preparados por los auditores internos que prestan asistencia directa en el encargo de auditoría.

Deja un comentario