Contabilización del subarrendamiento según las NIIF

  • Compartir
  • Modo noche
  • Modo nocturno

Un arrendamiento es un acuerdo entre dos partes para utilizar un activo, la parte que posee el activo es el arrendador, mientras que la otra parte es el arrendatario, el arrendatario utiliza el activo arrendado y paga una cuota periódica al arrendador, antes de la transacción, ambas partes firman un acuerdo que define las responsabilidades de cada una de ellas, estos términos pueden cubrir los riesgos para cada parte, el periodo de tiempo del arrendamiento, etc. También incluye si el arrendatario puede subarrendar el activo.

¿Qué es un subarrendamiento?

Un subarrendamiento es un acuerdo en el que el arrendatario cede un activo a otra parte, por lo general, consiste en ofrecer un bien alquilado a otro inquilino, el inquilino original permanece en un acuerdo con el propietario, mientras que el nuevo inquilino permanece en contacto con el arrendatario.

Que un arrendatario pueda subarrendar un bien depende de su acuerdo de arrendamiento con el arrendador, si el arrendador no permite el subarriendo de su bien arrendado, el arrendatario no podrá subarrendarlo legalmente.

Contabilización del subarrendamiento según las NIIF 1 🔗 Artículo recomendado

Aspectos legales de los subarrendamientos

¿Cómo se contabilizan los subarriendos?

La NIIF 16 trata de la contabilización de los subarrendamientos y exige a los arrendadores que clasifiquen el activo arrendado como arrendamiento financiero u operativo, en función de esta clasificación, la contabilización del subarrendamiento será diferente, existen requisitos específicos que separan los subarrendamientos financieros de los operativos.

Subarrendamiento financiero

En el caso de un subarrendamiento financiero, las condiciones del arrendamiento deben cubrir toda la vida potencial del activo o el valor actual neto del pago total de las cuotas de arrendamiento debe ser igual al valor actual de mercado del activo arrendado, en cualquiera de estas circunstancias, el arrendador debe contabilizar el activo arrendado como un subarrendamiento financiero.

Al contabilizar los subarrendamientos financieros, el arrendador debe dar de baja el activo y reconocer una cuenta a cobrar por la inversión neta en el arrendamiento, el importe de la inversión neta puede incluir los pagos fijos o variables del arrendamiento, el valor de ejercicio de la opción de compra, las cuotas por penalización o rescisión, etc. El arrendador debe utilizar el tipo de interés implícito para medir esta inversión neta en el arrendamiento.

Una vez reconocido, el arrendador  debe reconocer los ingresos financieros a lo largo del plazo del arrendamiento,  además, el arrendador debe volver a medir el importe de los créditos del arrendamiento a intervalos regulares y debe contabilizar cualquier deterioro del importe.

Subarrendamiento operativo

Si un acuerdo de subarrendamiento no cumple los requisitos de los subarriendos financieros, será un subarrendamiento operativo. Por lo tanto, un acuerdo de subarrendamiento que no cubre toda la vida potencial del activo es un subarrendamiento operativo, por otra parte, si el valor actual neto de los pagos totales de las cuotas de arrendamiento no es igual al valor actual de mercado del activo arrendado, se tratará de un subarrendamiento operativo.

En los subarriendos operativos, el arrendador no da de baja el activo, en cambio, debe reconocer los ingresos recibidos de forma lineal durante el plazo del arrendamiento, el arrendador también debe registrar los costos relacionados con la obtención de los ingresos del arrendamiento, además, el arrendador debe depreciar el activo de acuerdo con sus políticas de depreciación.

Contabilización del subarrendamiento según las NIIF 2 🔗 Artículo recomendado

Clasificación de los arrendamientos

Arturo Quiroga

Contador público de la Universidad Cooperativa de Colombia, especialista en gerencia y administración financiera y, magíster en dirección y gestión tributaria, con más de 10 años de experiencia trabajando como asesor en áreas administrativas, contables y tributarias del sector privado.

.

Deja un comentario