Deterioro de activos: Valor en uso como importe recuperable

  • Compartir
  • Modo noche
  • Modo nocturno

Para empezar a hablar sobre el deterioro de los activos, es necesario tener en cuenta el valor de uso, el cual puede definirse brevemente como las entradas y salidas de efectivo futuras derivadas del uso continuado del activo y de su enajenación final, que se descuentan para reflejar el valor temporal del dinero y el riesgo.

Según la NIC 36, el valor contable de los activos en el estado de situación financiera no debe ser superior a los beneficios económicos que se espera obtener de ellos, el importe de los beneficios económicos es el importe recuperable según la NIC 36, el importe recuperable es el mayor de los siguientes valores:

  • El valor razonable menos los costos de enajenación.
  • Su valor de uso.

Si el importe en libros es superior al importe recuperable, el activo está deteriorado, es decir, las entidades deben reducir el valor del activo mediante el reconocimiento de una pérdida por deterioro.

Tasa de descuento

La tasa de descuento utilizada para el cálculo del valor en uso debe reflejar las evaluaciones actuales del mercado de:

  • El valor temporal del dinero para los periodos hasta el final de la vida útil del activo.
  • Riesgos específicos del activo para los que no se han ajustado las estimaciones de los flujos de caja futuros.

El tipo de descuento utilizado para comprobar el deterioro de los activos no debe ser específico de la estructura de capital de la entidad, por lo tanto, debe utilizarse un tipo de referencia para empresas de un sector similar que operen en el mismo país o región, en lugar de uno específico para la entidad.

Deterioro de activos: Valor en uso como importe recuperable 1 🔗 Artículo recomendado

Segmentos de operación

El costo medio ponderado del capital como tipo de descuento

El costo medio ponderado del capital es el tipo de descuento más utilizado para el cálculo del valor de uso, la ecuación es la siguiente:

wacc

  • Re = costo de los fondos propios.
  • Rd = costo de la deuda.
  • g = nivel de apalancamiento.
  • t = tipo del impuesto de sociedades.

Tipo libre de riesgo

El tipo libre de riesgo suele basarse en el rendimiento de los bonos del Estado (denominados en la misma moneda que los flujos de caja estimados) con un horizonte temporal cercano al de los flujos de caja, para comprobar las UGC con flujos de caja descontados a perpetuidad, deben utilizarse bonos a muy largo plazo, por ejemplo, a 20 años, si el rendimiento de la deuda pública tiene un riesgo de impago significativo incorporado en el rendimiento, las entidades deben ajustar el rendimiento de la deuda pública por el riesgo de impago utilizando los diferenciales de crédito.

Beta

La beta es una medida de la volatilidad o riesgo en relación con el mercado, si la beta de una acción es igual a 1, la acción, estadísticamente hablando, se mueve en línea con el mercado, el mercado de referencia suele ser un índice amplio de un país determinado.

Costo de la deuda

El objetivo es obtener un costo de la deuda de referencia, no un tipo de préstamo específico de la entidad, la estimación del costo de referencia de la deuda suele consistir en añadir el diferencial de crédito al tipo libre de riesgo, los diferenciales de crédito pueden estimarse a partir de:

  • Las calificaciones de los bonos de las entidades del sector y del país o región correspondientes.
  • Los diferenciales de crédito medios de los bonos con las mismas calificaciones.

Enfoque antes de impuestos o después de impuestos

La NIC 36 exige calcular el valor de uso utilizando los flujos de caja antes de impuestos y un tipo de descuento antes de impuestos, esta exigencia se debe a que los flujos de caja antes de impuestos añaden complejidad al cálculo del valor de uso, sin embargo, los tipos que pueden observarse en el mercado suelen ser posteriores a los impuestos, por lo que en la práctica el valor de uso suele calcularse con flujos de caja posteriores a los impuestos y un tipo de descuento posterior a los impuestos.

Coherencia entre los activos/pasivos sometidos a pruebas de deterioro y los flujos de efectivo correspondientes

Es importante ser coherente a la hora de determinar el importe en libros de una unidad generado de efectivo y los flujos de efectivo correspondientes, por razones prácticas, el cálculo del valor de uso suele incluir flujos de efectivo relacionados con las provisiones, las partidas del capital circulante o los instrumentos de cobertura.

Al incluir los cambios en el capital circulante en el año final, es decir, al proyectarlos a perpetuidad, las entidades deben asegurarse de que este saldo es razonable y se puede apoyar en la experiencia especialmente en el caso de las entidades que se pagan mayoritariamente en efectivo y tienen saldos negativos de capital circulante.

Deterioro de activos: Valor en uso como importe recuperable 2 🔗 Artículo recomendado

Técnicas de valoración en NIIF 13

Activos y gastos generales de la empresa

Los activos corporativos y los gastos generales deben asignarse a los importes en libros de las unidades generadoras de efectivo y en las proyecciones de flujos de efectivo, tal como se establece en los párrafos 36.100-103 de la NIC 36.

Ampliaciones, mejoras y reestructuraciones

La NIC 36 establece que los flujos de efectivo proyectados deben excluir cualquier entrada o salida de efectivo futura estimada que se espere que surja de futuras reestructuraciones hasta que se cumplan los criterios para el reconocimiento de la provisión o de la mejora o perfeccionamiento del rendimiento del activo.

Esto suele ser un reto en la vida real, ya que las futuras mejoras y reestructuraciones se incorporan a los presupuestos de gestión, la elaboración de proyecciones de flujos de caja que excluyan estas partidas exigiría a menudo una modificación importante de un presupuesto aprobado, una solución común a este reto es:

  • Calcular el valor de uso derivado de un presupuesto aprobado que incluya las futuras mejoras y reestructuras.
  • Estimar el valor actual de los flujos de caja resultantes de las principales mejoras y reestructuras futuras.

Si el impacto de las futuras mejoras o reestructuraciones supone una gran diferencia en el cálculo del valor de uso, puede merecer la pena considerar la posibilidad de cambiar la base de cálculo del importe recuperable por el valor razonable menos los costos de enajenación.

Al llegar al valor razonable de una unidad generadora de efectivo, las entidades pueden tener en cuenta las mejoras/reestructuraciones futuras, siempre que un participante en el mercado las tuviera en cuenta. Por otra parte, en el cálculo del valor razonable las entidades no pueden tener en cuenta ninguna circunstancia específica de la entidad informante que no estaría disponible para un tercero.

Deja un comentario