¿Qué es el Ebitda y cómo se calcula?

  • Compartir
  • Modo noche
  • Modo nocturno

Ebitda es el acrónimo inglés de Earnings before interest, taxes, depreciation and amortization, lo que en español significa ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, es un indicador muy utilizado para evaluar el desempeño financiero de las empresas, es comúnmente usado en contabilidad para la toma de decisiones.

Con él se puede saber cuánto genera la empresa con sus actividades operativas, sin incluir las inversiones financieras, los préstamos y los impuestos.

Para qué sirve el ebitda

El Ebitda ayuda a analizar la generación de efectivo de una empresa, midiendo la productividad y la eficiencia del negocio con mayor precisión, esto sucede porque no tiene en cuenta algunas variables complejas, como la financiación, que pueden analizarse desde su propia perspectiva.

Saber si la empresa tiene beneficios o pérdidas es fundamental, pero basarse solo en este dato primario en un análisis no es la mejor manera de hacer un buen diagnóstico financiero, el EBITDA ayuda a ir más allá de la situación de financiación y apalancamiento en la que se encuentra la empresa y muestra más claramente la situación operativa.

Es necesario tener en cuenta que el EBITDA es un indicador que  debe utilizarse junto con otros indicadores como los ingresos netos, el crecimiento de los ingresos, la situación de los costos, la deuda y los beneficios por acción.

Cómo calcular el ebitda

Para calcular el EBITDA, primero hay que averiguar la utilidad operacional, en Colombia, es el resultado de restar a los ingresos netos y a los gastos operacionales el costo de las mercancías vendidas.

A continuación, la depreciación y la amortización incluidas en el costo de las mercancías vendidas y los gastos operacionales deben añadirse a la utilidad operacional, la razón es que estas cuentas no constituyen una reducción segura de efectivo en el periodo.

Por otro lado, el Ebitda también puede calcularse a partir de los ingresos netos de la empresa, es decir, al final de la cuenta de resultados, este proceso es más sencillo y, por ende, más usado, el proceso es el siguiente:

  1. Se debe calcular el resultado operativo.
  2. Ebitda = Resultado operativo + amortizaciones.

Normalmente las empresas que cotizan en bolsa incluyen este indicador dentro de sus estados de resultados con el fin de revelar información que se considera indispensable para los inversores.

Resultado operativo

El resultado operativo es la ganancia generada por el funcionamiento de la empresa, en otras palabras, es el resultado neto menos los intereses e impuesto sobre las ganancias.

Se calcula con esta fórmula:

Resultado operativo = Resultado neto – Intereses – Impuesto de renta.

Este valor forma parte de las cuentas de resultados y, por ende, se incluye dentro del estado de resultados.

Es importante no confundir el resultado operativo con la utilidad bruta, la utilidad bruta, de hecho, es una etapa previa, de él se restan los gastos administrativos, comerciales y operativos para llegar posteriormente al resultado operativo.

¿Qué es el Ebitda y cómo se calcula? 2 🔗 Artículo recomendado

Qué es y para qué se usa el EVA

Depreciación y amortización

La depreciación es el cálculo del valor depreciable de un activo a lo largo de su vida útil, es decir, el monto de la reducción del valor de un bien por el desgaste o la pérdida de utilidad, ya sea por acción de la naturaleza, la acción humana o la obsolescencia.

La depreciación se produce desde el momento en que se pone a disposición para su uso, cuando llega al lugar de trabajo en plenas condiciones de funcionamiento según lo establece las NIIF, el cálculo de la depreciación no termina cuando el activo pasa a ser inoperativo, a menos que esté totalmente depreciado.

La amortización parte de una lógica similar, consiste en la asignación sistemática del valor amortizable de los activos intangibles, como marcas y patentes a lo largo del tiempo.

La diferencia básica entre ambos es que el primero se impone a los bienes físicos, como un escritorio, y el segundo a los bienes inmateriales, como los derechos, marcas, patentes, etc.

Ejemplo del cálculo del EBITDA

Como ejemplo se expondrán los siguientes resultados:

  • + Ventas. $100.000
  • – Compra de mercancías. $15.000
  • – Gastos varios.  $3.000
  • – Amortizaciones. $2.000
  • – Gastos de personal. $10.000
  • – Intereses. $500
  • – Impuesto de renta. $22.000
  • = Resultado neto. $47.500

Según la fórmula:

  • Resultado operativo = 47.500 – (500) – (22.000) = $70.000
  • Amortizaciones: 2.000
  • EBITDA = 2.000 + 70.000 = $72.000.

En este caso, el EBITDA de la empresa sería $72.000.

¿Es fiable el EBITDA?

El EBITDA es un indicador fiable de la evolución de las ganancias de la actividad principal de una empresa, pero para utilizarlo correctamente, es necesario tener en cuenta sus limitaciones, una de ellas es que puede ofrecer una falsa noción de la liquidez efectiva de la empresa.

Es habitual que las empresas adquieran financiación para apalancar sus operaciones, lo que lleva a casos en los que los gastos financieros llegan a ser mayores que los ingresos, al final, es posible tener un EBITDA positivo y un estado de resultados con pérdidas netas.

De igual manera, el Ebitda no deja claro cuál será la reinversión necesaria en activos en los próximos años, lo que también puede promover una visión distorsionada de la salud financiera de la empresa, en otras palabras, evaluar una empresa exclusivamente a través de este indicador puede no proporcionar las respuestas más correctas sobre la capacidad de la empresa para generar efectivo en el futuro.

Por lo tanto, este indicador no es el único que se debe tener en cuenta a la hora de evaluar la salud financiera de una empresa.

Ventajas e inconvenientes de utilizar el EBITDA como indicador de la salud financiera de una empresa

El uso del EBITDA como indicador de la salud financiera de una empresa tiene ventajas y desventajas, es esencial utilizarlo en el análisis financiero de toda empresa, como complemento a los demás indicadores financieros, si se incorpora a una evaluación más amplia, que también incluya cifras relacionadas con el apalancamiento y los beneficios por acción, será muy útil.

Ventajas del Ebitda

Entre las ventajas más sobresalientes se encuentran:

  • Ofrece una regla importante para que el analista determine la productividad y la eficiencia de una empresa, ya que elimina los efectos de las decisiones contables y financieras de la ecuación
  • La evolución del indicador a lo largo de los años muestra a los accionistas la capacidad de la empresa para promover y ofrecer eficiencia y productividad.
  • La comparación del indicador de diferentes empresas, incluidas las de diferentes sectores, proporciona un análisis de competitividad al eliminar el impacto de los costos de financiación, que pueden ser muy elevados en las industrias de construcción y tecnológicas.
  • Esta comparación puede ser incluso de dos o más empresas de diferentes países, ya que el Ebitda resulta ser un indicador universal, sobre todo porque deja fuera factores locales como los impuestos.

Desventajas del Ebitda

Entre las desventajas se pueden resaltar:

  • El uso exclusivo del Ebitda como indicador puede distorsionar ampliamente el análisis, por ejemplo, un posible alto apalancamiento que pueda comprometer los resultados y la tesorería en el futuro.
  • Una empresa que invierte en activos financieros para su futuro no verá recompensado este esfuerzo de ahorro por el Ebitda y será un mal indicio para un analista que se base únicamente en este indicador.

La liquidez de una empresa no puede determinarse por el Ebitda, y esta capacidad de convertir la inversión en efectivo es también esencial para comprender el valor real de la empresa.

¿Qué es el Ebitda y cómo se calcula? 4 🔗 Artículo recomendado

Fundamentos del Outsourcing

Deja un comentario