Flujo de Caja Libre: ¿Qué es y cómo se calcula?

  • Modo nocturno

Entre los más variados números y métricas que puede tener el balance de una empresa, se encuentra el flujo de caja libre, como una de las principales herramientas para evaluar la viabilidad de un proyecto, así como el rendimiento financiero de una empresa en un periodo determinado.

¿Qué es el flujo de caja libre?

El flujo de caja libre es el saldo de caja que queda libre en una empresa, es decir, la caja libre después de haber realizado todos los pagos necesarios para el funcionamiento de la empresa.

La mayoría de las veces, el flujo de caja libre se utiliza para el pago de dividendos a los accionistas o para pagar la deuda de la empresa, de este modo, el flujo de caja libre suele considerarse como la capacidad financiera de la empresa para generar efectivo para sus accionistas.

Flujo de Caja Libre: ¿Qué es y cómo se calcula? 1 🔗 Artículo recomendado

Flujo de caja neto

¿Cómo se calcula el flujo de caja libre?

El flujo de caja libre se obtiene sumando el flujo de caja de explotación “equivalente al Ebitda” al flujo de caja de las inversiones:

  • El flujo de caja de las actividades de explotación, se refiere al flujo de las operaciones menos los gastos derivados de la industrialización, comercialización y prestación de servicios de la empresa.
  • El Flujo de caja de las inversiones, no es otra cosa que las inversiones realizadas en el activo fijo o intangible de la empresa, en este caso, el costo se contabiliza como negativo, también puede ser positivo si la empresa vende algún activo o rescata inversiones financieras.

Si el saldo de este indicador es positivo, significa que los cobros del periodo fueron superiores a los pagos del mismo, y cuando este saldo es negativo, es cuando los pagos superaron a la tesorería generada.

Para comprender mejor el cálculo, lo explicaremos con la siguiente formula:

  • + Resultado neto después de impuestos.
  • + Amortizaciones.
  • –  (Activos-Pasivos circulantes).
  • –  Inversión.

El resultado neto es el que se obtiene dentro del Estado de Resultados, a lo cual será necesario sumarle que se incluyan dentro del ciclo operativo, teniendo en cuenta el mismo periodo, esto es muy importante.

Luego de realizar la suma anterior será necesario determinar la variación del capital circulante, lo cual se realiza restando los pasivos circulantes al activo, el resultado deberá ser restado al saldo de la fórmula.

Por último, será necesario restar la inversión que se considere realizar en el periodo.

Algunas observaciones importantes sobre el flujo de caja libre

  • A largo plazo, el flujo de caja libre debe ser positivo, si la empresa presenta, año tras año, un flujo negativo, puede significar que la empresa no es financieramente viable.
  • Las empresas cíclicas, la mayoría de las veces, en periodos altos, suelen presentar flujos positivos durante un tiempo, pero cuando el negocio pasa por un periodo difícil, su flujo de caja libre se vuelve negativo, porque el flujo de caja de las actividades de explotación de la empresa baja, sin embargo, sus inversiones siguen siendo necesarias para mantener el negocio en funcionamiento.
  • Cuando la empresa tiene dificultades para generar efectivo a partir de las operaciones, tiende a reducir el volumen de inversión, aunque esto permite que el flujo de caja libre sea positivo en un determinado ejercicio, esta opción puede comprometer la participación de la empresa en el mercado.

Deja un comentario