0

Los inventarios son uno de los activos del estado de situación financiera, para presentarlo en los estados financieros, debemos determinar su valor de acuerdo con la norma correspondiente, la NIC 2 establece que los inventarios deben valorarse o calcularse al valor más bajo entre el costo y el valor neto realizable. Este cálculo se hará para cada artículo o grupo de artículos por separado.

Para entenderlo mejor, a continuación, se exponen las normas básicas de valoración de los inventarios:

  • Los inventarios pueden valorarse a su precio de venta previsto, esto es impracticable, puesto que esto implica muchos juicios y suposiciones, especialmente cuando el inventario está sujeto a cambios estacionales.
  • Las existencias pueden valorarse a su precio de venta previsto, menos los costos en los que se haya incurrido para prepararlas para la venta y luego venderlas, este importe se denomina valor neto realizable (VNR) de los inventarios. Valorar las existencias al VNR se contradice con el concepto contable de prudencia.

Por ejemplo, un artículo comprado por $100 requiere $5 de gastos adicionales para prepararlo para la venta y luego venderlo, por ejemplo, $5 de costos de procesamiento y costos de distribución, si su precio de venta previsto es de $140, su VNR es de (140 – 5) = $135. Valorarla a $135 en el estado de situación financiera sería anticipar un beneficio de $35.

  • Los inventarios podrían valorarse a su costo histórico (el costo al que se compraron originalmente). Este método de valoración se utiliza en la mayoría de las empresas. Sin embargo, en algunos casos excepcionales, el costo histórico no puede aplicarse, especialmente cuando el concepto de prudencia exige que se utilice un valor inferior.
  • Los inventarios pueden valorarse por el importe que costaría sustituirlas, este importe se denomina costo actual de reposición de las existencias. Este método de valoración se utiliza raramente, requiere obtener el precio de venta actual de un producto o inventario similar.

De acuerdo con la NIC 2, los inventarios se valorarán al menor de los dos valores: el costo y el valor neto realizable, esto significa que hay que valorar las existencias al valor más bajo, ya sea el costo o el valor neto realizable.