Gestión del efectivo: objetivos, estrategias y limitaciones

  • Compartir
  • Modo noche
  • Modo nocturno

La gestión del efectivo es el proceso de administración de los flujos de caja de los diferentes procesos de una empresa, estos procesos incluyen los procesos de operación, financiación e inversión.

Objetivos de la gestión del efectivo

La gestión del efectivo tiene muchos objetivos, uno de los primeros es controlar los flujos de caja de una empresa, este es el objetivo más importante, para las empresas, el objetivo es aumentar sus entradas de efectivo y disminuir sus salidas, mediante una gestión adecuada del efectivo y sus equivalentes, una empresa puede establecer una posición mucho más sólida.

La gestión de tesorería también puede utilizarse para optimizar los niveles de efectivo de una empresa, esto puede ayudar a la empresa a crear una mejor posición de liquidez para sí misma, si la empresa no tiene entradas de efectivo regulares, no podrá pagar sus salidas de efectivo previstas a tiempo.

Función de la gestión del efectivo

Las funciones de la gestión del efectivo no se limitan, también puede incluir otras áreas de la empresa, en primer lugar, la gestión del efectivo ayuda a una empresa a gestionar sus inventarios. Cuando una empresa tiene grandes cantidades de inventarios, significa que la empresa no está generando ningún flujo de efectivo a partir de ellas.

Otra función es la gestión de las cuentas por cobrar, al igual que en el caso de los inventarios, aunque las cuentas por cobrar generarán entradas de efectivo en el futuro, no son entradas de efectivo hasta que se reciben. Por lo tanto, la función de la gestión del efectivo es también ayudar a las empresas a recuperar estas cuentas por cobrar lo antes posible para generar entradas de efectivo.

Por último, otra función es la gestión de las cuentas por pagar, a diferencia de las dos funciones anteriores, esta función supone un flujo de salida para la empresa, cuanto más tarde una empresa en pagar sus cuentas por pagar, más efectivo tendrá a su disposición.

Estrategias de gestión del efectivo y sus equivalentes

Existen distintas estrategias de gestión del efectivo que las empresas pueden utilizar para garantizar un proceso eficaz, la estrategia de gestión dependerá de sus políticas, en primer lugar, la estrategia de gestión de una empresa puede incluir la previsión del flujo de caja, lo cual permite a las empresas predecir cualquier superávit o déficit de efectivo o equivalentes y actuar en consecuencia.

Del mismo modo, la estrategia de gestión del efectivo de una empresa puede incluir la reducción de sus ciclos de venta, un ciclo de ventas comienza cuando los clientes encuentran una empresa y termina cuando pagan los bienes adquiridos, al acortar su ciclo de ventas, una empresa puede acelerar sus flujos de caja.

La estrategia de gestión del efectivo de las empresas también incluye la comprensión de la estructura del capital de trabajo, esto significa conocer todos los activos corrientes y los pasivos corrientes de una empresa, a través de esto, el negocio puede identificar cualquier deficiencia dentro de sus procesos y eliminarlos para una máxima eficiencia.

Técnicas de gestión del flujo de caja

Las técnicas que las empresas utilizan para implementar estrategias de gestión de efectivo o políticas de gestión de efectivo se conocen como técnicas de gestión del flujo de caja, estas implican, en su mayoría, el retraso de los pagos y la aceleración de los ingresos, esto permite a las empresas generar un superávit de caja o, al menos, hacer coincidir sus pagos con sus ingresos.

Hay muchas técnicas de gestión del efectivo que las empresas pueden adoptar para lograr lo anterior, en primer lugar, las empresas pueden ofrecer a los clientes diferentes incentivos para fomentar los pagos anticipados, estos incentivos incluyen principalmente ofrecer a los clientes descuentos por pronto pago.

Del mismo modo, las empresas también pueden retrasar los pagos para aplicar un proceso eficaz de gestión del efectivo, esto puede incluir el retraso o el recorte de gastos innecesarios, del mismo modo, puede incluir el pago a los proveedores por el mayor tiempo posible.

Limitaciones de la gestión del efectivo

La gestión del efectivo y sus equivalentes tiene muchas limitaciones, en primer lugar, no tiene en cuenta el principio de devengo, esto puede ser problemático, ya que la contabilidad se basa principalmente en este principio y no en el de caja, también significa que la gestión del efectivo de una empresa puede entrar en conflicto con sus políticas contables.

También consiste en reordenar la información histórica de una empresa, lo que puede hacer que quede desfasada, la dependencia de los datos históricos también significa que cualquier estrategia de gestión del efectivo no tendrá en cuenta ningún cambio en el entorno empresarial.

Conclusión

La gestión del efectivo desempeña un papel fundamental en cualquier empresa, implica principalmente la gestión de los flujos de caja, tiene diferentes objetivos, como permitir a las empresas planificar sus flujos de caja y optimizarlos, la gestión del efectivo puede tener muchas funciones, como la gestión del inventario, la gestión de las cuentas por cobrar y la gestión de las cuentas por pagar.

También hay muchas estrategias diferentes de gestión del efectivo que las empresas pueden utilizar, para aplicar estas estrategias, las empresas deben adoptar técnicas de gestión.

Arturo Quiroga

Contador público de la Universidad Cooperativa de Colombia, especialista en gerencia y administración financiera y, magíster en dirección y gestión tributaria, con más de 10 años de experiencia trabajando como asesor en áreas administrativas, contables y tributarias del sector privado.

.

Deja un comentario