Prueba de detalles: Definición y procedimientos

  • Compartir
  • Modo noche
  • Modo nocturno

La prueba de detalles es un proceso que los auditores utilizan para verificar los detalles de las transacciones o los saldos individuales, es la prueba que los auditores utilizan para recopilar evidencia relacionada con todos los saldos y transacciones asociados a la elaboración de los estados financieros, generalmente los auditores seleccionan una muestra de transacciones o saldos de los que comprueban los detalles y determinan si estos coinciden con la transacción registrada en las cuentas de una empresa.

Según la NIA 330, corresponde al auditor determinar si la realización de procedimientos analíticos sustantivos es suficiente para reducir el riesgo de auditoría a un nivel aceptablemente bajo, del mismo modo, si los auditores lo consideran necesario, solo podrán utilizar pruebas de detalle si ello redunda en la minimización de los riesgos de auditoría.

Procedimientos para realizar la prueba de detalles

Los procedimientos para realizar pruebas de detalles varían de un cliente a otro, sin embargo, algunos procedimientos que los auditores llevan a cabo durante las pruebas de detalles son los siguientes

1. Comprobación

Una de las principales formas en que los auditores llevan a cabo el procedimiento de auditoría de detalles es la comprobación, la comprobación es el proceso de examinar los documentos fuente de las transacciones para asegurarse de que respaldan las transacciones en las cuentas de una empresa.

Para comprender mejor lo anterior, se tiene el ejemplo de que un auditor puede verificar la factura de una transacción de venta para asegurarse de que el documento coincide con los detalles de las transacciones registradas, al realizar la comprobación, el objetivo de los auditores es identificar cualquier error en la traducción del documento fuente al sistema contable.

2. Rastreo

Mientras que la comprobación requiere que los auditores seleccionen una transacción y comprueben sus documentos de origen, el rastreo es el camino inverso, los auditores tienen que seleccionar un documento fuente y seguirlo en el sistema contable hasta que llegue a los estados financieros.

El rastreo implica que los auditores elijan una muestra de documentos fuente y utilicen sus números de identificación para comprobar si existen en el sistema contable de la empresa. Por ejemplo, los auditores pueden elegir algunas facturas de compra y asegurarse de que se contabilizan en los libros de compras y en los estados financieros del cliente.

3. Confirmaciones

Las confirmaciones, también conocidas como circularizaciones, forman parte de la prueba de detalles que realizan los auditores, los auditores envían confirmaciones a diferentes terceros, relacionados con el cliente, para confirmar sus saldos, estas partes pueden ser bancos, deudores y acreedores, asimismo, las confirmaciones son una de las pruebas de auditoría más comunes y eficaces que los auditores pueden obtener.

Utilizando las confirmaciones, los auditores también pueden pedir a la parte otros detalles. Por ejemplo, los auditores utilizan las confirmaciones bancarias para preguntar a los bancos sobre los gastos devengados o las cuentas por cobrar.

4. Examinar los contratos

Otro procedimiento que los auditores pueden utilizar como parte de las pruebas de detalles incluye la comprobación de contratos o acuerdos para identificar los términos de los mismos, el examen de los contratos también puede dar a los auditores una idea de cuáles deberían ser los saldos o las transacciones previstas en relación con ellos. Por ejemplo, los auditores pueden revisar los acuerdos de la cartera para verificar el saldo de cierre de una cuenta por cobrar para un período contable específico.

El examen de los contratos también puede ayudar a los auditores en el recálculo de las transacciones basadas en el contrato, por ejemplo, los cargos por intereses.

5. Otros procedimientos

Los auditores también pueden utilizar otros procedimientos para comprobar los detalles, pueden incluir la comprobación de las conciliaciones bancarias elaboradas por el cliente para verificar cualquier discrepancia, del mismo modo, puede consistir en la comprobación de los pasivos no registrados en el balance de cuentas por pagar de una empresa.

Ejemplo de comprobación de detalles

Una empresa de auditoría que desee realizar pruebas de detalles sobre las transacciones de venta de una empresa llamada ABC, debe utilizar los siguientes procedimientos:

  • Obtener una muestra de transacciones de venta de la empresa ABC y comprobar sus documentos soportes, que incluyen las facturas de venta, los formatos de entrega de las mercancías, etc. en este caso, el objetivo del auditor no es confirmar que estos documentos existen, sino confirmar que coinciden entre sí y con la información financiera relacionada.
  • Obtener una muestra de facturas de venta y seguirlas hasta las cuentas y, en última instancia, los estados financieros de la empresa ABC.

Las operaciones de venta de la empresa ABC también pueden tener relación con sus saldos de cuentas por cobrar, por lo tanto, los auditores también deben realizar pruebas de detalles sobre esos saldos, algunas pruebas de detalles que pueden utilizar en las cuentas por cobrar son las siguientes.

  • Enviar confirmaciones a una muestra de saldos de cuentas por cobrar, las confirmaciones pueden ayudar a determinar si estos saldos existen y si las transacciones de venta relacionadas son fiables. Los auditores también pueden necesitar verificar los recibos de las cuentas por cobrar utilizando los extractos bancarios.
  • Comprobar los contratos, si los hay, con esos saldos. Si hay un contrato que el cliente ha hecho con las partes de las cuentas por cobrar, los auditores también pueden confirmar el saldo a partir de ahí.

Prueba de detalles frente a procedimientos analíticos

La prueba de detalles es diferente de los procedimientos analíticos por varias razones, en primer lugar, las pruebas de detalles examinan los documentos soportes de una transacción o un saldo, puede incluir la inspección de la factura de venta de una transacción concreta para verificar detalles como el importe, la fecha, la parte, la clasificación, etc.,  también pueden utilizar una muestra de transacciones para realizar pruebas de control, basándose en la muestra, pueden formarse una opinión sobre si el resto de la población es también fiable.

Por otro lado, un procedimiento analítico no examina los documentos fuente de una transacción o un balance, por contrario, los auditores utilizan procedimientos analíticos para evaluar la razonabilidad de un importe. Por ejemplo, los auditores pueden calcular el porcentaje de variación de las ventas del cliente y compararlo con las ventas del año anterior. A continuación, el auditor puede determinar si la diferencia es explicable a través de cambios en otras partes de los estados financieros o de factores ambientales.

Arturo Quiroga

Contador público de la Universidad Cooperativa de Colombia, especialista en gerencia y administración financiera y, magíster en dirección y gestión tributaria, con más de 10 años de experiencia trabajando como asesor en áreas administrativas, contables y tributarias del sector privado.

.

Deja un comentario