Reconocimiento de las garantías extendidas

  • Compartir
  • Modo noche
  • Modo nocturno

Para las empresas que ofrecen productos físicos, el estado de funcionamiento y la longevidad de los artículos es un factor importante, la mayoría de los clientes valoran estos artículos en función del valor de su dinero a cambio, sin embargo, es posible que los productos no funcionen correctamente o se dañen por diversos motivos, las empresas suelen contrarrestar estos problemas ofreciendo a los clientes una garantía.

¿Qué es una garantía?

Una garantía es una promesa de una empresa o vendedor sobre sus productos, por lo general, implica asegurar a los clientes la calidad del producto, también incluye la obligación de arreglar o sustituir un producto que no funcione correctamente o se dañe, sin embargo, las empresas no ofrecen garantías por un periodo ilimitado.

Fundamentos contractuales de las garantías

Una garantía implica un contrato o acuerdo entre un vendedor y un comprador, con este contrato, el vendedor se obliga a sustituir los productos defectuosos o a repararlos cuando sea necesario, normalmente, las empresas intentan primero poner el artículo existente en condiciones de funcionamiento, este proceso implica la reparación del producto, cuando la reparación y el mantenimiento no son una opción, las empresas sustituyen el artículo.

Las garantías suelen presentarse por escrito, obliga legalmente al vendedor a proporcionar un producto que funcione al comprador durante un periodo de tiempo determinado, da derecho al vendedor a una indemnización por daños y perjuicios si el artículo no funciona correctamente, del mismo modo, una garantía no constituye un aval, en cambio, representa una promesa ejecutable si se incumple.

Garantía implícita y explícita

Las garantías son un término del contrato que firman el vendedor y el comprador, en algunos casos, la garantía también puede ser implícita en lugar de explícita, una garantía implícita se deriva de una acción que realiza el vendedor, también puede derivarse del derecho contractual particular de la jurisdicción, en cualquier caso, refuerza el derecho del comprador al producto y la obligación del vendedor de sustituirlo.

¿Qué es una garantía extendida?

La mayoría de los productos vienen con un período de garantía de un año o menos, las garantías extendidas proporcionan a los vendedores un período prolongado para un producto que funciona, en otras palabras, es más largo que la garantía estándar que se ofrece a los clientes, generalmente, las garantías ampliadas reciben una oferta adicional a la garantía estándar.

Las garantías ampliadas pueden proceder de muchas partes, pueden ser el fabricante o el minorista, cabe señalar que las garantías ampliadas o extendidas tienen un costo adicional en comparación con las garantías estándar, para el fabricante, la prolongación del periodo de cobertura puede suponer más gastos, por lo tanto, cobran más para cubrir un periodo más largo a cambio de esos costos.

Las garantías extendidas no amplían la garantía original en algunos casos.

Su funcionamiento puede tener términos y condiciones distintos a los de la original, del mismo modo, algunas garantías extendidas que tienen una duración de varios años declaran que el primer año sigue siendo la garantía original. Por lo tanto, estas garantías solo actúan como una garantía extendida durante el período restante del contrato.

¿Cómo se contabiliza la ampliación de la garantía?

La contabilización de la garantía extendida plantea un reto para el reconocimiento de los ingresos de los fabricantes, en esencia, una garantía es un ingreso que puede generar costos en el futuro, en el momento de la venta, el vendedor no está seguro de si estos costos se materializarán, por lo tanto, reconocer estos ingresos en el mismo año de la venta no es posible según las normas contables.

La norma contable que se ocupa del reconocimiento de los ingresos por contratos es la NIIF 15 – Ingresos procedentes de contratos con clientes, esta norma proporciona un proceso de cinco pasos para reconocer los ingresos, los cuales son:

  • Identificar el contrato.
  • Identificar las obligaciones de rendimiento separadas dentro de ese contrato.
  • Determinar el precio de la transacción.
  • Asignar el precio de la transacción a las obligaciones de ejecución del contrato.
  • Reconocer los ingresos cuando “o a medida que” se satisface una obligación de ejecución.

Según el proceso anterior, el contrato suele ser sencillo de reconocer, sin embargo, las obligaciones de ejecución separadas incluyen el producto en sí y la garantía, por lo tanto, las empresas deben separarlas entre sí, a continuación, deben identificar el precio de la transacción y asignarlo al producto y a la garantía, posteriormente,  deben reconocer el producto en el momento de la venta y la garantía cuando se satisface la obligación de ejecución. 

Por último, las garantías ampliadas también conllevan la posibilidad de mayores gastos en el futuro, normalmente, las empresas reconocen una provisión para estas partidas cada año, este requisito se recoge en la NIC 37 – Provisiones, pasivos contingentes y activos contingentes, sin embargo, las empresas reconocen el aumento o la disminución de las provisiones cada año con respecto al periodo anterior.

Arturo Quiroga

Contador público de la Universidad Cooperativa de Colombia, especialista en gerencia y administración financiera y, magíster en dirección y gestión tributaria, con más de 10 años de experiencia trabajando como asesor en áreas administrativas, contables y tributarias del sector privado.

.

Deja un comentario